viernes, 29 de septiembre de 2017

DEVIL MAY CRY 4 Y SUS DEMONIOS

@selinkoso



Si somos sinceros podemos decir que las nuevas generaciones no saben muy bien la dimensión de la saga Devil May Cry y las viejas, en las que me incluyo, no tienen un recuerdo muy nostálgico de todos los 4 capítulos y del extraño reboot del 2013. En realidad es una franquicia que ha ido perdiendo muchísimo valor por su espontanea planeación desde el principio y una ligera antigüedad de todos sus conceptos de juego, sin decir además, que hay versiones mejores de todas esas ideas. Una muestra de la reducción del éxito se dio cuando en vez de hacer comparaciones con god of war que era la más directa competencia, además de que compartían generación, Dante paso a un lado y Bayonetta ocupo su puesto. ¿La razón? Es un juego que se vio fácilmente superado, enterrado y a lo siguiente por esa obra.

Devil May Cry 4 special edition, está dividido en dos partes, que son, un sistema de combate para NERO, inventado desde cero y un sistema continuista en la segunda parte para con DANTE, narrando la historia en 20 capítulos. Lanzado en 2008 para Playstation 3 y Xbox 360 el juego se basa en ser un hack and slash de cajón, tipo arcade, con las ideas de juego muy claras, jefes finales y combates casi machabotones. No hay necesidad de aprenderse combos, ni de beneficiarse sacando todo. Solo es, jugar, bien, tener buenas calificaciones y aprender las pequeñas triquiñuelas del sistema.

El juego tiene problemas para el combate aéreo, en la transición de las cámaras, en la actitud superflua de sus personajes y en la falta de esbirros de buen talante. Es un juego que siempre se destacó por su actitud fanfarrona, su indiferencia moral y mucho anime socarrón, pero luego con una capcom deseosa de dinero se arma un cuarto capítulo que sigue muy seguido esa línea y hace algo demasiado correcto. Si, esa es la definición precisa: todo es una apuesta segura.


Tuve la impresión de que Kamiya corrigió todos esos errores cometidos en el sistema de los tres juegos anteriores para luego chulearlos de a uno en uno,  en un juego como Bayonetta  que te hace zarandear salvajemente a punta de velocidad, un nuevo sistema de combos y una estética absurda que para nada se basaba en lo seguro. Sea como sea, no te seria indiferente y ademas te viene a cumplir promesas que otros nunca han logrado, inclusive tras casi 8 años el juego de la bruja sigue mas que vigente. Sin embargo pese a que en ambos juegos la historia sea un chiste, mal contado, Kamiya logra establecer ese sentimiento de felicidad por el buen juego en cada capítulo de la historia de Bayonetta  sin importar que se narre, mientras que Nero y Dante se juegan, tan solo bien. Si Bayonetta (haciendo de nuevo comparaciones) anda en sexta velocidad y vanquish en cuarta, este devil may cry anda en tercera. 2008 fue  un año extraño de los videojuegos, un momento de fotografías históricas, adaptándose a la explotación contundente de nuevo hardware para la época, y por ello se jugaba a otra velocidad. Por su momento temporal también es preciso declarar que trae mañas del pasado y esperanzas en el futuro, apenas adaptándose a las texturas en alta definición y optimizando lo que ya habíamos visto, es decir una nueva presentación para una vieja idea.

Puede que devil may cry haya cerrado su historia con uno que otro problema como lo es montar todo un sistema de juego en pocos combos diversificandolo en dos personajes, uno que posee una espada con motor interno, que no resulta ser un buen gimmick y un gancho/mano que tiene una enorme dificultad para comprender las distancias. Dante, el otro personaje por su parte, se reparte la defensa y los espadasos entre 4 formas de juego que hay que alternar constantemente y por el cual el hecho de diversificar todos esos recursos no permite adaptarse a un juego concreto. Mas que problemas se convierten en retos pasables y formas de juego pese a los pocos enemigos.


La saga cerró su periplo con una dificultad reducida, con un protagonista menos ácido y mas identificable pero con problemas para enviciar a punta de golpes al jugador. Devil may cry 4 tiene sus mayores dificultades cuando no hay una solución clara para esquivar golpes mas allá de atacar o saltar, o cuando se deja llevar por narrar una historia mas nutrida a punta de DLCs y contenidos realmente avariciosos para su momento, a eso me refería con esperanza en el futuro, esperanza en que estos contenidos muy escasos alimentaran el juego. Sin embargo nada, se compara con su descarado bactraking que se  constituye en visitar los mismos pequeños lugares, los mismos enemigos, los mismos jefes finales y las mismas ideas en una sola partida hasta 3 veces. Evidentemente eran otros tiempos. Aunque creamos que no haya pasado tanto. Gracias a ustedes por leer.

Pdta: Me parece una lastima la saga no haya continuado con Nero, por que el agarre y el sussanoo son cosas que lo hacen mejor de manipular. 

No hay comentarios: